266 14

Juego de cromos

¿Te acuerdas del juego de cromos?

Buenos días familia 🙂  . Esta semana pasada he tenido mucho trabajo en mi empresa y prácticamente no me ha dado tiempo de investigar cosas para contaros.

Juego de cromos y Remedios Cervantes

Como sabéis, yo creo que un blog debe tener el valor de aportar contenido y también de vez en cuando ponernos los pies en la tierra y reflexionar juntos sobre quienes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

El viernes recibí un paquete que tiene en su interior algo que me transporta directamente a mi pasado, a mi infancia en la década de los 70.

El juego de cromos. ¿Quién de vosotras y vosotros no ha jugado a ello? Si no ha sido así, porque sois más jovencitos, basta con que soltéis la frase a algún hermano o hermana mayor y veréis como nace una amplia sonrisa en su rostro.

Nivea España me obsequia en esta ocasión dos latas azules personalizadas con mi foto. Os parecerá una tontería, pero para alguien que, como yo, guardaba sus cromos de pequeña en esa lata azul que me guardaba mi madre, es algo importante. ¿Quién me lo iba a decir? En aquel momento no lo habría siquiera soñado.

El juego de los cromos… ¿Dónde están esos juegos? No es que quiera hacer apología del pasado, pero sí quiero tener algunos de esos valores de aquellos juegos muy presentes, incluso reivindicarlos. El valor de su sencillez, de ese jugar en grupo, de aprender jugando y sobre todo ser juegos en que no era cuestión de tener más dinero para comprar lo más caro sino de habilidad.

Cromos los había para todos los gustos; paisajes, ciudades, gente del cine, futbolistas (estos a los chicos les fascinaban), animales, plantas, héroes de cómic, personajes de la tele… La cosa estaba (aparte de coleccionar e intercambiar con tus amigos para llenar los álbumes) en el caso de las chicas, de sentarse en corro e intentar darles la vuelta con la mano y conseguir la mayor cantidad posible.

Juego de cromos y Patines

Yo entonces alternaba los cromos con muchos otros juegos; la bicicleta, la comba, saltar al elástico, rayuela, canicas, al burro, al escondite… y con mis patines. ¡¡Puf!!! Al recordar esos primeros patines de metal con las ruedas rojas me da hasta un pellizco en el estómago.

Todavía recuerdo a mi madre llamándome por la ventana porque nunca veía la hora de recogerme cuando jugaba con ellos. Tuve todas las caídas del mundo, pero también hacía todo tipo de malabares con ellos. Qué atrevidos, entonces no teníamos miedos ni a caer, ni a la calle, ni casi a nada. Ahora tampoco tienen los niños mucho miedo pero nosotros no teníamos zonas con caucho como ahora ni tantas medidas de protección. En eso sí hemos avanzado.

Se podía ir por la acera patinando y escuchar a las señoras protestar o a los vecinos del primero decir que nuestros grupos reunidos no les dejaban dormir la siesta. Ahora con tanta Tablet y tanto videojuego jugar en la calle, más allá de las zonas infantiles y el fútbol es casi un fenómeno.

Otros tiempos, otros juegos y otra época. Aún guardo en una caja un puñado de aquellos cromos. Cromos manidos y usados que me acompañaron en la infancia y que quiero seguir conservando.

Caja azul de Nivea personalizadaFijaos, soy más que fan de las nuevas tecnologías, de hecho me dedico a ello en la empresa que hemos fundado otros dos locos y yo. He puesto incluso mi profesión de actriz en un segundo plano y no me arrepiento porque este presente me fascina, pero no quiero olvidarme de mis cromos, de mis patines ni tampoco de las señoras que protestaban en la acera. ¿Sabéis por qué? Me reafirman, me sitúan donde estoy.

Si queréis una caja con vuestra foto, no es complicado, me he informado y podéis hacerlo en el NIVEA Store de los Hipercor Sanchinarro y Pozuelo de Madrid, ya sé que no os puede pillar a mano tal vez, pero quizá podáis consultar a través de mail con Nivea si existe otra forma.

Remedios Cervantes y Capazo enteladoAsí combinando lo de ayer y lo de ahora sigo en mi camino digital. Me encanta este capazo de Encanto en la costura, de haberlo tenido antes habría llevado en él mis cromos o mis patines, ahora llevo mi portátil para poder estar siempre conectada. Conectar lo bello del pasado y del presente tiene muchas posibilidades para ser originales, igual ahí está el futuro.

Juego de cromos, no juego de tronos, que también es fantástico, pero de eso ya hablaremos otro día. ¿Cuál era tu juego infantil preferido? Contádmelo.

Feliz semana.

@RemediosMalaga

Related Post

Miguel Poveda es poesía

Miguel es poesía y Poveda es pasión. Buenos
Leer más

Vintage exprés

¡¡¡“Juernes” otra vez!!! 🙂 Hoy me he dicho: Remedios,
Leer más

Cuerpo 10 en 20 minutos

Cuerpo 10 en 20 minutos…  ¿Cómo estáis?  
Leer más

Mujeres con alas

Mujeres con alas o sin ellas, pero libres…
Leer más

14 Responses

  • Que recuerdos, lo que mas me gustaba, era el tu la llevas, las tabas y el Hula Hoop. Me has hecho regresar a esa infancia que paso, pero me dejo grandes y buenos recuerdos que tu has despertado. Gracias cada vez me gustan mas tus escritos, siempre enriquecen la memoria

    • Buenos días.
      Manuela nada me puede hacer mas feliz que hacer feliz a [email protected] que me leéis.
      Es importante para mi.
      Muchas gracias. Yo si que me enriquezco desde que estoy en este blog.
      Un beso.

  • Guapísima con la gorra y ese maxibolso,el pos me ha encantado ,recordándome mi niñez , yo los cromos los guardaba en la caja de cola caso que ahun conservo alguna y tengo ahí mis recuerdos ,lo que me gustaba mucho era la muñecas con vestidos que se recortaban ,y se iba cambiando de vestido,y la goma que nos poniamos una en cada punta y otra saltaba y cuando estaba sola con dos sillas ,que bonito recorda y esos años tan felices con esos juegos que costaban tan poco y nos llenaban tanto,gracias mi reina por estos momentos que tanto me llenan,feliz día y maravillosa semana,besetsssssss guapisimaaaaaa.

    • Hola Áurea.
      Si hay algo importante y que nos define es no olvidar las raíces.
      Te mando un fuerte abrazo 😉

  • Qué recuerdos Remedios!! Me encantaban los cromos, los tenia de todos los tamaños, mientras mis hermanos jugaban a las canicas, ofu, ya ha llovido desde entonces jaja, mi preferido era el elástico, ain lo que yo saltaba, ahí estaba delgadita sin dieta ni na, feliz semana, un beso grande

    • Hola Irene, buenas noches.
      Seguro que eras de esas que al dar con la palma de la mano a los cromos
      Los ganabas todos 🙂 que recuerdos.

  • Hola guapísima !!
    Me he transportado a mi infancia!! Yo también era de las que se estaba en la calle hasta que mi madre me llamaba por la ventana . Yo tenía mis cromos en una lata de mantequilla , me acuerdo de los números que les poníamos por detrás . Yo era feliz con los cromos, un elástico , la comba, el guiso , como se decía en Málaga , o una pelota para jugar al mate. Y por supuesto mi baby mocosete. Después tenía otros juguetes,juegos, clicks de Famobil, teníamos el hospital completo entre mi hermano y yo, fíjate , jeje. Y por supuesto mis patines de hierro. Yo era feliz en la calle, en el parque con chinos y columpios de hierro .
    Por cierto , pronto subo a Madrid e intentaré hacerme con una cajita personalizada .
    Suerte en tu nuevo proyecto , con las ganas e ilusión que le pones, seguro que irá genial !!!!
    Un besazo!!!!!!!!!!!!

    • Hola Lola.
      Éramos felices con juegos simples. A mi
      Me encantaba también jugar al MATE, pero los cromos y esas palmas de
      La mano moradas de tanto jugar.
      Un Bs reina.

  • Hola!

    Madre mía los cromos! No conservo ninguno, me pasé enseguida a las canicas, en el Norte se jugaba mucho a canicas. Tuve unos patines como esos que pones y me los ponía hasta para bajar escaleras! Eran como mis “tacones” de pequeña 🙂
    Creo que me voy a comprar unos… mejor en línea o de 4 ruedas? Miraré a ver.

    Feliz semana,

    Eva

      • Miedo?? Anda ya…. Jajaja Ya te tendré al tanto de mis progresos cuando me los compre, tendré que re-aprender… pero para eso no hay edad!
        Saludos desde Valencia

  • Qué de recuerdos!!

    Hace poco intenté de enseñar a mis hijas a jugar al elástico, averigüe de canciones por amigas, hermanas, ya que casi no me acordaba… Pero fue ponerme delate del elástico, y ponerme a saltar y girar los pies. Es como montar en bici, nunca se olvida “Don Meliton” “La gallina-na turuleta-ta” pero me resultó casi imposible, ya que en nosotras nos salía casi sin querer, solo te tenias que fijar un poco, y ya… Pero ahora, no les sale, una pena porque no lo llevan innato como nosotras, ellas llevan las nuevas tecnologías, pero yo seguiré insistiendo 😉 gracias Boquerona por hacerme recordar.
    Besos de otra malagueña 😉

    • Hola Sandra, buenas noches.
      Esa era mi intención, traer esos bellos recuerdos a nuestra
      Mente.
      Jajajaja yo era muy buena al elástico.
      Un saludo 🙂

Comments are closed.